Proyección revisada del impacto de la variante ómicron

Esta es una proyección para los próximos dos meses a partir de estadísticas actualizadas a la fecha de publicación de este blog.  No es una predicción de lo que ocurrirá, sino una presentación de escenarios posibles y acordes con estadísticas recientes.  El propósito de la proyección no es adivinar el futuro sino mostrar futuros posibles para que, si es del caso, quienes toman decisiones los modifiquen. Los tres escenarios propuestos son: pesimista, neutro y optimista.

Es una proyección “revisada” pues el modelo incluye nuevos parámetros específicos de la variante ómicron.  En particular, se adoptó un intervalo serial medio (promedio de días entre generaciones de casos) de 3 con desviación estándar de 2 y una función de distribución Gama.  Con este intervalo medio, que es la mitad del asumido para las variantes anteriores, se obtienen estimaciones substancialmente más cercanas a uno de la tasa de reproducción R y acumulados también menores de casos que continúan activos.

La proyección se seguirá actualizando a principios de cada mes.

Resultados

El gráfico 1 muestra el resultado más importante para el sistema de salud: la cantidad de personas que se teme estarán hospitalizadas en los tres escenarios de proyección. La ocupación actual de alrededor de 300 camas aumenta en los tres escenarios para llegar a 400 a fin del mes de mayo. A partir de allí los escenarios divergen. En el escenario pesimista se llegará a 1.500 camas ocupadas al término de la proyección a mediados de julio. En el escenario neutro –y más probable– la ocupación superará las 700 camas en el pico máximo a fines de junio.

Debe subrayarse, que la cantidad de personas hospitalizadas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), se proyecta que será de poco más del 10%, es decir, muchísimo menor que el 40% o 50% observado el año pasado.

La proyección de fallecimientos en el gráfico 2 muestra en el escenario pesimista un comportamiento similar al de la ola previa que llevará a un pico de 20 fallecimientos diarios en julio. En el escenario neutro el pico es de 10 fallecimientos diarios en promedio a fines de junio.

Escenarios y bases de la proyección

La base para proyectar hospitalizaciones y fallecimientos fue la proyección de nuevos diagnósticos que se muestra, en sus tres escenarios, en el gráfico 3. El escenario pesimista proyecta una ola pandémica muy fuerte y similar a la que vivió el país en enero de este año, de modo que a principios de julio podríamos estar en un pico de 5.000 diagnósticos diarios. El escenario neutro es una ola moderada en la que los nuevos diagnóstico llegarían a ser 2.600 a mediados de junio.

 Debido a que la variante Omicron es bastante menos severa en el daño fisiológico que ocasiona, el seguimiento de la cantidad de nuevos casos pierde relevancia, pues la mayoría de ellos son infecciones leves y es posible que muchas queden sin reportar.  En cambio, cobra mucha importancia el seguimiento de la cantidad de personas hospitalizadas. 

Con la cantidad proyectada de nuevos diagnósticos se determinó la cantidad diaria de ingresos hospitalarios, utilizando tasas de hospitalización calibradas con los datos de meses anteriores y asumiendo una tendencia a la baja de estas tasas observada en semanas recientes. La cantidad de personas hospitalizadas se estimó utilizando un modelo matemático de “sobrevivencia”, que en este caso es de continuación en la condición de hospitalizado para cada cohorte de ingresos.

Los nuevos diagnósticos proyectados también permiten estimar la cantidad diaria de casos activos, la que a su vez, junto con tasas de letalidad, permite proyectar la cantidad de fallecimientos. Las tasas futuras de letalidad se asumieron constantes e iguales a las de la semana más reciente de observación.

El gráfico 4 muestra el curso asumido para la tasa R en los tres escenarios de proyección. La tasa R es el parámetro fundamental que determina la cantidad de nuevos diagnósticos proyectados. Los tres escenarios se formularon según la duración que tendría la ola pandémica, es decir, el tiempo en que la tasa R estará por encima de R=1.

El escenario optimista asume que la ola tendrá una duración de cinco semanas, es decir dos semanas más a partir del 10 de mayo..

El escenario neutro o intermedio asume que la ola tendrá una duración de dos meses.

El escenario pesimista asume que la tendencia creciente observada en los dos meses anteriores continuará durante dos semanas más y que la ola tendrá una duración de 2,5 meses.